Tres amigos opinan sobre un pordioser que fue antaño su compañero

I

Triste, débil y viejo

y sin dinero.

Nunca aprendió a ser libre

ni a tener dueño.

II

Aquel triste y sucio y pobre pordiosero

consiguió ser libre del vil capital,

y ahora pide loco a mano tendida

aquellos grilletes y aquella maldad.

III

La tierra de la que vengo

es erial de surcos secos,

y en su canto sólo hay ecos

de su pasado abolengo.

 

La tierra a la que yo quiero

se desgrana. Ya no sabe

hacia adonde girar suave

su mirada el girasol.

Y su pueblo, pordiosero,

es árbol seco arrancado

que se pudre, y que olvidado

espera a la muerte al sol.

Felipe Santa-Cruz Martínez-Alcalá

Acerca de Felipe Santa-Cruz

Joven aficionado a la literatura y al cine, escribo poesía, novela, relato corto y artículos de opinión. Creo que eso es todo... No, no, también he publicado el poemario "La daga en la pluma" y el libro de relatos "Rutinas". Ahora sí; ya está todo. Ver todas las entradas de Felipe Santa-Cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: