Soneto al hasta luego

Tus ojos son dos islas de sirenas

que cantan, con voz dulce y armoniosa,

hechizo que no es magia, es otra cosa,

aunque igual teja mágicas cadenas.

 

Tus ojos corazón son de las venas,

regueras cuyo paso es el que adosa

mi espíritu a la alegre rama rosa

del árbol de la tarde tarde apenas.

 

Pues nunca es tarde dentro de esa tarde.

Y siempre hay tiempo. Y un zaguero beso

se teme más que al último latido.

 

Tu mano suelto en un postrero alarde,

y con un solo beso me despido,

y no me he ido aún cuando regreso.

Felipe Santa-Cruz Martínez-Alcalá

Sevilla, domingo, 16 de enero de 2011

Acerca de Felipe Santa-Cruz

Joven aficionado a la literatura y al cine, escribo poesía, novela, relato corto y artículos de opinión. Creo que eso es todo... No, no, también he publicado el poemario "La daga en la pluma" y el libro de relatos "Rutinas". Ahora sí; ya está todo. Ver todas las entradas de Felipe Santa-Cruz

3 responses to “Soneto al hasta luego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: