Pobre raza

Me condujeron mis pasos
a la Plaza del Museo;
al recordar sólo veo
un hombre durmiendo al raso,

y la noche, y, como lava,
las dispersas luces rojas
dando lumbre ocre a las hojas
del ficus que me guardaba.

Era un árbol centenario;
sus hojas se desprendían
de su copa, y las seguían
mis ojos. Y corolario

fueron de mis pensamientos
(yo llegué allí aturdido).
Pensé en el tiempo vivido,
en los achaques y vientos

que el viejo árbol debía
de contar (si todavía
mantienen algún bosquejo
de cuentas los seres viejos).

¿Qué harás tú para querer
seguir apurando gotas
de lluvia, luces, motas
de polvo?… Y vi caer

leves, por los aledaños,
las hojas, secas y verdes.
¡Quieres vivir porque pierdes
tus recuerdos con los años!

¡Ay, la nuestra, pobre raza
que no alcanza
a olvidar lo que ayer fuimos
ni los recuerdos pesados,
y vivimos agobiados
hasta el día en que morimos!

Felipe Santa-Cruz Martínez-Alcalá

Anuncios

Acerca de Felipe Santa-Cruz

Joven aficionado a la literatura y al cine, escribo poesía, novela, relato corto y artículos de opinión. Creo que eso es todo... No, no, también he publicado el poemario "La daga en la pluma" y el libro de relatos "Rutinas". Ahora sí; ya está todo. Ver todas las entradas de Felipe Santa-Cruz

4 responses to “Pobre raza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: