Archivo de la categoría: Seguirillas

Poco que decir

Cuanta más arena
voy viendo caer,
siento que me queda menos por decir
que por aprender.

Felipe Santa-Cruz Martínez-Alcalá.


Consuelo y cura de una florecilla

 

Balcón sevillano. Mer Tulla

La luna en la calle,
calle de Sevilla,
se mira al espejo del rocío en gota
de una florecilla.

Y al morir la noche,
ya la luna llena
dice adiós al llanto de la flor marchita,
marchita de pena.

«Compañera luna,
mi rocío es lágrima,
y yo, flor, soy alma que aunque me deshojo
no paso de página».

«Tu consuelo he sido,
contigo he llorado,
deja que ahora venga a secar tu llanto
la luz de mi hermano».

Sevilla, 20 de noviembre de 2010.
Felipe Santa-Cruz Martínez-Alcalá.


Pensar, sentir…

Sobrado pensar,
sobrado sentir:
son éstas las cruces que en suerte la vida
guardó para mí.


Cuando me sonríes

Cuando me sonríes
se te hace un hoyuelo
en la mejilla derecha que inspira
toítos mis sueños.

Felipe Santa-Cruz Martínez-Alcalá.