Archivo de la etiqueta: estudiantes

Principios Universales del Estudiante Crápula

Tras la rigurosa observación del comportamiento de varios grupos de estudiantes, he sacado una serie de principios en claro que se cumplen sin excepción y de forma ineludible. Algunos son experiencias propias, fruto de los experimentos en los que he participado, como un individuo más, arriesgando mi integridad física y moral.

Los Principios Universales del Estudiante Crápula son los siguientes:

1.      Una cerveza conduce de manera inexorable a la siguiente, y así sucesivamente hasta llegar a la copa.

2.      La noche no tiene por qué acabar donde empieza el día. Tal concepción del tiempo está desfasada desde que existen los afterhour.

3.      Un día entre semana no alberga diferencia alguna con uno del fin de semana.

4.      El beber agua es una costumbre bárbara y soez, que atenta contra el medio de vida natural de peces y otros animales acuáticos y subacuáticos.

5.      Las casas son para dormir el tiempo justo para salir de nuevo. Se permite un breve asalto a la nevera y a la despensa. También es recomendable acercarse al cabeza de familia con la mano derecha abierta y la palma de la misma mirando hacia arriba.

6.      Tengo que estudiar no es una excusa; tengo una pierna rota tampoco lo es. No tengo dinero se aceptará siempre que el conjunto del grupo no pueda paliar tal carencia. En dicho caso, cuando el individuo en cuestión diga con voz lastimera: “yo me voy a casa, porque no tengo dinero”, el resto del grupo permanecerá callado, o, si acaso, alguien responderá: “bueno, pues ya nos vemos mañana, ¿no?”

7.      Volverse a casa antes de que el conjunto del grupo lo haya dictaminado se considera deserción, y será tratado como falta grave.

8.      No poder hablar por estar gravemente afectado por la ingestión masiva de alcohol no representa problema alguno, lo preocupante sería lo contrario.

9.      Las siete de la tarde es una hora más que aceptable para dar comienzo al noble arte de la ingestión alcohólica. El hecho de que la biblioteca cierre a las nueve no debe influenciar al grupo.

10.  Las copas del Corner no afectan al hígado ni producen los deseables efectos propios del alcohol. Por ello, quedan degradadas automáticamente a la condición de agua.

11.  La palabra alcohólico es un invento malicioso del los sobrios, que tratan de convertir a la población a su doctrina contrafáctica. Se propone el término: aficionados a las reuniones sociales con fines embriagadores.

12.  No es necesario apuntar cuándo un establecimiento sirve garrafón, en el caso de que ya se esté consumiendo bebida dentro del mismo. Es de tan mal gusto como decirle a un amigo, que está a punto de tomar un bocado de su hamburguesa, que es rata.

13.  Tan censurable es beber antes de un examen como no hacerlo después.

14.  También será considerado falto de tacto el recordar a los miembros del grupo que tras aquella juerga sigue habiendo vida por delante y un mañana por la mañana.

15.  Los vasos de tubo son un producto capitalista denigrante para el aficionado a las reuniones con fines embriagadores. Es necesario abogar por las copas de balón  y vasos anchos. Reconocemos el mérito de locales como Alcopone y Postura.

16.  El hígado no es tan soso como nos quieren hacer creer; disfruta tanto del alcohol como el que más.

17.  Un tropiezo lo tiene cualquiera, no significa nada. El caminar en línea recta está sobrevalorado, puede hacerlo cualquiera y, por lo tanto, es vulgar.

18.  Con la intención de que el miembro del grupo que se mantiene sobrio para conducir no se sienta desplazado, se deberá hacer todo lo posible por hacerlo partícipe de la juerga, convirtiéndolo en el centro de todas las burlas y mofas. Ya que el grupo se derramará, sin querer, copas encima, tendremos que derramarle, sin querer, copas encima al conductor. Habrá que vigilar, también, que no beba una gota de alcohol ni ligue, no queremos volver a casa andando. A la mañana siguiente no podrá resistirse a llamar al resto del grupo a casa para reírse de su resaca, de modo que no se considera inmoral el humillarlo sin piedad; es mantener el equilibrio cósmico.

19.  Ligar es un concepto subjetivo, no debemos dudar de la palabra de un amigo.

20.  Vomitar en el coche de un amigo es señal de confianza, aprecio y generosidad; compartir es vivir.

21.  Frases del tipo: “¿tú no tienes un examen mañana a las  08:30?” serán castigadas inmediatamente con la imposición, al individuo en cuestión, del puesto de conductor, con todas sus pertinentes consecuencias.

22.  Cuando un miembro del grupo propone tomar la última copa, sólo caben tres respuestas: “sí”, “amén” y “siempre”. Un leve asentimiento será aceptado.

23.  Si un portero no permite la entrada al grupo a un determinado local, se le insultará desde cierta distancia, con el volumen de voz justo para que nos escuche el resto del grupo, pero jamás el sujeto objeto de los improperios.

24.  Si notásemos que reina en el grupo un sentimiento de remordimiento y malestar de conciencia por la proximidad de una obligación ineludible (por ejemplo un examen), nuestro deber consistirá en repetir hasta la saciedad que las mejores fiestas son las que se improvisan. Si esto no funcionara, recurriremos a: una cervecita rápida y para casa.

25.  El alcohol distorsiona la forma de percibir el tiempo. Si una cervecita rápida parece durar ya cuatro o cinco horas, no quepa duda que es un efecto del alcohol; sigan bebiendo sin remordimientos.

26.  Todo el mundo es de puta madre hasta que se demuestre lo contrario.

27.  Las personas de cierta edad que pretendan sentirse jóvenes parloteando con el conjunto del grupo, deberán, obligatoriamente, subvencionar las copas de cada individuo que le preste atención.

28.  Cuando un miembro del grupo decide, de manera espontanea e individual, tumbarse en el suelo y echarse una cabezadita, no somos quién para contradecir su voluntad.

29.  Las señoritas del grupo, o cualquiera que esté cerca, deben de estar en todo momento bien provistas de bebidas alcohólicas. Mientras haya un caballero cerca, una dama nunca debe permanecer sobria.

30.  La cerveza sin alcohol es una aberración de la tecnología. Queda automáticamente degradada a la condición de agua, o, ya que provoca gases, a la de agua con gas. Desde aquí proponemos su ilegalización. El colectivo de aficionados a las reuniones sociales con fines embriagadores nunca ha propuesto la comercialización de coca-cola con alcohol, han de pagar cada producto por separado. Que dejen a la cerveza tranquila, ¡paren de experimentar con ella!, es inmoral.

31.  Olvidar es, a menudo, un privilegio. Se desaconseja tratar de llenar las lagunas etílicas, pueden salir a flote recuerdos traumatizantes. Que lo que el alcohol borre, no lo rescriba el hombre.

32.  Es un hecho contrastado que el que más bebe es el más hombre.

Todos estos principios se resumen en todos estos principios. Por favor, trate de no seguir ninguno de ellos en absoluto.